viernes, 25 de mayo de 2012

Panteísmo en Juan Ramón Molina: con poemas traducidos al inglés

No debemos distraernos con las referencias judeo-cristianas en la poesía de Juan Ramón Molina, son meras alusiones de una cultura general, como las tantas menciones del mundo greco-romano que sobran en la poesía occidental.

Juan Ramón Molina tenía una fuerte influencia panteísta; entrelíneas podemos aducir que buscaba lo primordial en lo natural. Como Froylán Turcios, que empleaba la “iconografía” para ambientar sus fantasías profanas, Juan Ramón Molina acude a lo sagrado para expresar lo terrenal. Ejemplo claro es el título de uno de sus poemas “Súrsum Corda”, (frase propia de la misa “Levantemos el corazón…”), cuyo valor original luego trasmuta con un responso insinuación de la “divina ley, fatal, y suprema que domina los espacios, las almas y los soles”. Lo que puede leerse como omnisciencia divina, es tan solo el panteísmo que se advierte mejor al leer todos los poemas con temas existenciales. Sus lecturas e influencias de Nietzsche no fueron superficiales.


(He puesto las traducciones al inglés de estos poemas, para los lectores internacionales.)

                                                      LLG


Anhelo Nocturno
            Juan Ramón Molina


La lluvia su monótona charla dice afuera.
La puerta de mi cuarto por fin está cerrada.
Quizás en esta noche no grite mi quimera
y goce del olvido profundo de la almohada.


¡Hace ya tanto tiempo que en reposar me empeño,
como si me turbara la fiebre del delito,
que mis ojos enclavo —de los que huyera el sueño—
en la siniestra esfinge del lúgubre infinito!


Mas hoy todos los seres me han parecido buenos,
el cielo azul brindome su calma vespertina,
y —libre de pecados y libre de venenos—
purifiqué mi cuerpo en agua cristalina.


Quiero la paz aquella de la primer mañana
cuando, en el seno de Eva, tranquilo e inocente,
Adán durmió, al arrullo de amor de la fontana,
ajeno a las promesas de la sutil serpiente.


Un nirvana sin término, letárgico y profundo,
en el que olvide todas mis dichas y mis males,
la secreta congoja de haber venido al mundo
a resolver enigmas y problemas fatales.


Ser del todo insensible como la dura piedra,
y no tallado en una doliente carne viva
de nervios y de músculos. O ser como la hiedra
que extiende sus tentáculos de manera instintiva.


No como el pobre bruto del llano y de la cumbre
sujeto a la ley ciega de inexorable sino,
que en sus miradas tiene la enorme pesadumbre
de todo aquel que encuentra muy bajo su destino.


Así gozar quisiera de imperturbable sueño
cuando la noche baja de los cielos lejanos.
Estrellas: derramadme vuestro letal beleño.
Arcángeles: mecedme con vuestras leves manos.


Para que mi mañana florezca como rosa
de mayo, exuberante de vida y de fragancia,
y la tierra contemple, jocunda y luminosa,
con los tranquilos ojos con que la ví en la infancia.



Nocturnal Longing
            Juan Ramón Molina


The rain outside pours its monotonous tale.
My bedroom door is finally shut. Perhaps
tonight I won't hear the bale of my chimera...
and enjoy the deep oblivion of my resting place.

¡It's been a while since I find tranquil repose,
as if vexed by the feverish accusation of crime,
I keep my eyes fixed –as they flee from sleep–
upon the sinister sphinx of obscure infinity!


But this day all beings appeared noble to me.
The blue sky allowed me its morning stillness,
and –free of sins and free of worldly poisons–
I purified my body with the clearest of waters.



I long for the peacefulness of that first morning
when, on Eva's bosom, calm and innocent,
Adam slept, lulled by the song of a fountain,
unburdened by the promise of the clever serpent.


An endless nirvana, lethargic and profound,
where I would forget all joys and sorrows,
the secret indulgence of having been born
to resolve mortal problems and enigmas.


To be absolutely insensible as the hard stone
and not carved as we are on painful living flesh,
ill of nerves and muscles. Or to be like the ivy
that in instinctive manner lends its spindly hands.


Not the poor brute of the pastures or the hills
subject to the blind law of inexorable fate,
whose gaze reflects the heavy grief of one
who found his destiny to be beneath his state.


And enjoy of such uninterrupted and sound
sleep when night falls from the distant skies.
Stars: Pour down upon me your lethal henbane.
Archangels: Soothe me with your gentle hands.


So that my morning blooms fresh as a rose
of May, exuberant in fragrance and life;
and joyous, luminous, Earth looks on calmly,
as I once saw her with the eyes of a child.

                        (Translated by  ©León Leiva Gallardo)
_______________________________________

Súrsum
       Juan Ramón Molina

Ya no nos separemos ni un momento,
porque –cuando se extingan nuestras vidas–
nuestras dos almas cruzarán unidas
el éter, en continuo ascendimiento.


Ajenas al humano sufrimiento,
de las innobles carnes desprendidas,
serán en una llama confundidas
en la región azul del firmamento.


Sin dejar huellas ni visibles rastros,
más allá de la gloria de los astros,
entre auroras de eternos arreboles,


a obedecer iremos la divina
ley, fatal y suprema que domina
los espacios, las almas y los soles.



SURSUM CORDA
                        Juan Ramón Molina


Let us not part, not for an instant
–when our lives are extinguished–;
both our souls shall cross the ethereal
together, as one, continuously ascending.


No longer harmed by human suffering,
unburdened by ignoble carnal stain,
we will be confounded in one flame
in the blue region of the firmament.


Leaving no traces nor visible signs,
beyond the glory of the distant stars,
amidst the twilights of eternal glow,


we shall move on to obey and form 
part of the divine, supreme, fatal law
that reigns over space, suns, and souls.

                                 (Translated by  ©León Leiva Gallardo)
______________________________________

METEMPSICOSIS
            Juan Ramón Molina



Del ancho mar sonoro fui pez en los cristales,
que tuve los reflejos de gemas y metales.
Por eso amo la espuma, los agrios peñascales,
las brisas salitrosas, los vívidos corales.


Después, aleve víbora de tintes caprichosos,
magnéticas pupilas, colmillos venenosos.
Por eso amo las ciénagas, los parajes umbrosos,
los húmedos crepúsculos, los bosques calurosos.


Pájaro fui en seguida en un vergel salvaje,
que tuve todo el iris pintado en el plumaje.
Amo flores y nidos, el frescor del ramaje,
los extraños insectos, lo verde del paisaje.

Tornéme luego en águila de porte audaz y fiero,
tuve alas poderosas, garras de fino acero.
Por eso amo la nube, el alto pico austero,
el espacio sin límites, el aire vocinglero.


Después, león bravío de profusa melena,
de tronco ágil y fuerte y mirada serena.
Por eso amo los montes donde su pecho truena,
las estepas asiáticas, los desiertos de arena.


Hoy (convertido en hombre por órdenes obscuras),
siento en mi ser los gérmenes de existencias futuras.
Vidas que han de encumbrarse a mayores alturas
o que han de convertirse en génesis impuras.


¿A qué lejana estrella voy a tender el vuelo,
cuando se llegue la hora de buscar otro cielo?
¿A qué astro de ventura o planeta de duelo,
irá a posarse mi alma cuando deje este suelo?


¿O descendiendo en breve (por secretas razones),
de la terrestre vida todos los escalones,
aguardaré, en el limbo de largas gestaciones,
el sagrado momento de nuevas ascensiones?



METEMPSYCHOSIS
                         Juan Ramón Molina


I was a fish in the mirrors of the sonorous ocean wide,
where I beheld the glimmer of gems and metals;
that is the reason why I love the foam, the sourly
rocky shores, the briny gales, and the vivid choral reefs.


Then I was a treacherous viper of shifty tints,
magnetic pupils, and poisonous fangs; that is
the reason why I love the swamps, the shadowy trails,
the crepuscular wetlands, and the steamy forests.


Thereafter, I became a bird in a wild garden.
I had my entire iris painted on my plumage.
Yes, I love flowers, nests, the cool branches,
rare insects, and the green colors of landscapes.


Soon I turned into an eagle of bold and feral sight.
I had mighty wings and fine iron-wrought talons;
reason why I love the clouds, the stark mountain tops,
the boisterous winds, and the limitless skies.


I once became a brave lion of profuse mane,
of rapid yet strong backlash and a serene gaze;
that is why I love the plains where he roars
like thunder, the desert sands, and the Asian steppes.


Now (turned into a Man under obscure measures)
I feel within me the germs of future existences,
lives that shall rise and soar to find higher reaches,
or else should turn into entities of impure genesis.


Towards which distant star shall I direct my flight
when the time comes to look for another heaven?
On what venturous celestial body or grieving planet
shall my soul rest when I depart from this land?


Or is it that (by undisclosed reasons) descending
all the stairways of my brief terrestrial life,
in a limbo of long gestations, I shall lie in wait
for the sacred moment of renewed ascensions?



                                          (Translated by ©León Leiva Gallardo)


Canal de los Derechos Humanos: activismo digital en Youtube

Creo que no es noticia para los que venimos de países donde se amordazan los derechos de expresión: en nuestros países el activismo y la documentación de violaciones de los derechos humanos se ha venido realizando por medios digitales (Internet, email, Youtube, etc.) de manera espontánea. En Honduras, sin duda, el Internet ha sido el medio único de mantenernos comunicados sin la censura del Estado o de las empresas dueñas de los medios de comunicación.

Ahora Youtube ha creado un canal especial para el activismo digital, que en inglés se conoce como Human Rights Channel (http://www.youtube.com/humanrights), que facilita un sitio al que se puede acudir y el que se puede emplear para documentar y difundir lo que no se hace por otros medios.

Por supuesto, tengamos en mente que Google, el domo veedor de Youtube, estará monitoreando este canal y que es de esperarse que tengan sus políticas de uso, las que son bastante conocidas.

OJO. La manera en que yo lo veo y lo leo es que estas empresas megamediáticas prefieren que toda la información se filtre en un solo sitio, o en varios de “sus” sitios donde el “Ojo Universal” pueda tenerlos a la vista. Esto tiene dos funciones (como las que detectaba el sociólogo francés Emilio Durkheim en toda institución), una función manifiesta y una función latente. Por una aparte pretenden aportar un medio transparente de comunicación (función manifiesta), pero por otro, dado que facilitan el campo de operaciones, pueden llegar a ser los editores o censuradores. En todo caso, sabemos que todo sitio oficial tiene la posibilidad de malearse. Por ahora,exploremos el potencial de este tubo digital de los derechos humanos.

A continuación, comparto el artículo y el video que apareció en The Nation, donde yo acabo de leer sobre esto.


                                                                   León Leiva Gallardo

martes, 22 de mayo de 2012

Kavafis y Tu Fu: sobre la condición humana



El dios abandona a Marco Antonio
                               C.P. Kavafis 


Si oyes de pronto, a medianoche,
el séquito fantasma que pasa
con música exquisita, con voces,
no sufras pena alguna por el infortunio
—los esfuerzos fallidos, los planes que al final
te traicionaron— , es inútil que lo sufras.
Como el que de antemano se prepara, llevado por la valentía,
dile adiós a ella, a la Alejandría que se marcha.
Ante todo, no te engañes, no digas que es un sueño,
o que te mienten tus sentidos;
no te rebajes a esperanzas vanas como ésas.
Como el que de antemano se prepara, llevado por la valentía,
como se espera de ti, a quien fue otorgada esta ciudad,
ve con firmeza a la ventana
y escucha con sentimiento de entrega,
y no con el lamento quejumbroso de un cobarde;
escucha —el deleitable final tuyo— las voces,
la música exquisita de esa rendición divina,
y dile adiós a ella, a la Alejandría que pierdes.


                    (versión  de León Leiva Gallardo)






El palacio de la flor de jade
                         Tu Fu


El río en torbellinos. El viento gime en los pinares.
Por las baldosas rajadas se pasean grises los roedores.
¿Qué Príncipe de antaño construyó este palacio
que hoy se erige en ruinas por el acantilado?
Hay verdes fogatas fantasmas en los cuartos ennegrecidos,
el concreto hecho añicos aún se desgasta,
diez mil caños de un órgano suenan y retumban.
Ahora la tormenta revuelve las hojas ocres del otoño.
Las jóvenes bailarinas son de polvo amarillento,
sus mejillas se desquebrajan en la nada.
Los carruajes de oro y los cortesanos se han ido;
solamente un caballo de piedra hace alarde de la gloria.
Yo, sentado en la grama, le he dado comienzo a un poema,
pero la pesadumbre de todo esto me consume.
El futuro desvanece también imperceptible.
¿Qué ha de ser de nosotros con el devenir de los años?


                             (versión de León Leiva Gallardo)

martes, 15 de mayo de 2012

Muere Carlos Fuentes

                            Muere Carlos Fuentes (15 de mayo, 2012)

Acabo de saber de la muerte de Carlos Fuentes, quien en un tiempo fue literalmente y sin duda seguirá siendo espiritualmente uno de nuestros grandes maestros. En los últimos meses he estado leyendo, de nuevo, las obras mayores, La región más transparente y Cambio de piel. Me asombra todavía su narrativa. A finales de los 50 ya manejaba estilos narrativos aún por conocerse. Es en La región más transparente donde comienza todo. Quizá uno de los pocos escritores latinoamericanos que usaba la segunda persona como vehículo narrativo, la primera vez que lo advertí fue con Aura; por supuesto, la leí antes de todo lo demás, tenía 17 años. Sus facultades narrativas no se detenían en simples puntos de vista; lo más importante era la visión de un hombre pensante, que desvestía la burguesía de sus ornamentos, demitificaba a los pobres, los marginados y a los indios, para mostrar esa región que muchos no podemos advertir a simple vista. Es bastante duro decirlo, pero Carlos Fuentes y Juan Rulfo siguen siendo los escritores de "la gran novela" de México. Si Rulfo clausuró con luminosidad y arte poético todo un siclo de la novela rural y de la Revolución, Carlos Fuentes inauguró el novísimo siclo de la novela urbana o posmoderna. Pedro Páramo y La región más transparente reinterpretan y reescriben el transcurso de la literatura mexicana y, junto con el resto de las luminarias de latinoamerica, la incorporan a las otras grandes literaturas del mundo. Lo que habían comenzado Borges, Asturias, Sabato, Carpentier, Onetti, lo vienen a consolidar Fuentes, Rulfo, García Márquez, Cortázar, Llosa y Donoso. El siglo XX había dado a luz una nueva literatura, como el XIX había alumbrado la estadounidense y la rusa. (Esta nota aquí no pretende listar todas las obras o escritores, parece que ni el propio Carlos Fuentes lo logró hacer con su canon La gran novela latinoamericana.)


                                  Llosa, Fuentes y García Márquez


Se va apagando el Boom, parece que sólo nos quedan Vargas Llosa y García Márquez, y que nos duren mucho. A propósito de los laureados, yo había estado insistiendo en que el próximo Nobel sería Carlos Fuentes, y bien merecido que lo iba a ser.



                                  Cortázar y Carlos Fuentes


                                  "En esto creo." Carlos Fuentes 

Hay tanto que pensar y escribir sobre este gran escritor. Por ahora solamente comparto estas imágenes que obtuve gracias a la gentileza de El País, España.

                                                            León Leiva Gallardo

viernes, 11 de mayo de 2012

Antipsiquiatría: ¿Existe una terapia cultural o espiritual?

Pienso iniciar un escritorio dedicado a la disección de todo lo sagrado, lo venerado, lo común, lo normal y lo institucionalizado. Este es el primer apunte.

A continuación voy a glosar algunas ideas que he venido ponderando a través de los años, y por las cuales nunca me interesé por convertirme en un psicólogo (clínico), sino que preferí delinquir con las Letras. Por otra parte, creo que era inevitable que me interesara por lo que se conocía como psiquiatría radical o el existencialismo, simplemente eran posturas más humanistas. En aquéllos tiempos cuando estudiaba psicología, el más conocido de los rebeldes era R.D. Laing. Como era de esperarse, los libros de texto sólo le dedicaban un breve capítulo, como los libros de sociológía que a Marx sólo le dedicaban unas cuantas páginas. (Es por eso que uno debe ser siempre un autodidacta.)

Los primeros apartados son algunas  ideas centrales del pensamiento de Laing, las que yo he glosado. Las nociones sobre el arte y la religión son de este servidor, pero estoy seguro de que no son tan originales. La originalidad sólo se halla en la locura, y a veces hasta el demente plagia una que otra ocurrencia.

  • La cordura, la normalidad estadística,  impone la negación de todas las contradicciones, represiones, injusticias y malestares de la sociedad; por lo tanto, el arte y la locura deben reevaluarse: debemos admitir que pueden ser facetas de un comportamiento curativo.
  • Cuando comprendemos cuáles son los factores sociales que llevan a alguien a perder los estribos de la normalidad, advertimos que la locura y el arte puede ser la curación de la cordura. La cordura no es siempre preferible a la demencia. El cuerdo es un animal amansado y domesticado, generalmente manco de la creatividad y hasta de la imaginación. La visión imaginativa del excéntrico poeta o artista es el espacio de la creatividad, que suple respuestas y soluciones personales, para no tener que seguir tragándose las explicaciones y mentiras de la sociedad. La locura es el ámbito del verdadero más allá. El más allá siendo, por supuesto, el ser solitario, desnudo y sin promesas.
  • Antes de llegar a conclusiones sobre el “subconsciente”, debemos examinar todos los factores sociales, familiares e interpersonales; además de admitir que lo social también comprende lo económico y lo religioso, las relaciones de poder que imponen estos dos importantes, quizá determinantes, factores.

Histeria religioso-cultural
No existe, hasta donde yo sepa, una “terapia cultural” o una “terapia espiritual”, y no debe sorprendernos. La religión organizada, la conducta religiosa en general, está a salvo de toda intervención estatal, fiscal y hasta social. Parece haber un consenso universal de que el comportamiento religioso no es un trastorno colectivo, sólo por el hecho de ser universal y estadísticamente normal. Ejemplos extremos: La circuncisión en las tribus africanas es condenado como mutilación en Occidente; pero la circuncisión de niños en los Estados Unidos y otros países es aceptada y hasta recomendada. Recordemos algo, antes de la anestesia, que es hace poco tiempo, los niños eran sometidos a la circuncisión a la fuerza: ¡qué padre o madre puede someter un hijo a tal dolor! Las justificaciones para seguir practicando la circuncisión son de origen supersticioso, pero con el tiempo se secularizaron, se institucionalizaron (dizque por higiene); en el fondo son pretextos para seguir las prácticas culturales de personas afectadas colectivamente por trastornos socio-religiosos. En los últimos años se ha generalizado otro tipo de histeria médica, que la circuncisión puede prevenir el contagio del VIH(1). Lo cierto es que la circuncisión siempre ha sido practicada por chamanes antiguos y modernos, para curar todas las perversiones sexuales imaginadas. En el fondo es querer condenar los órganos reproductivos a un estado vegetal (bíblico). Lo irónico es que en estudios recientes apuntan a que los hombres circuncisos son más “degenerados” que los incircuncisos. A mi modo de ver, ahora la mutilación de niños en Occidente es una práctica cultural de tipo cosmética-sexual. Es decir, el ser humano siempre seguirá hallando placer en todo, especialmente en las prácticas más sagradas.

                                                      León Leiva Gallardo
 _________________________________
(1)Ver este artículo al respecto:


domingo, 6 de mayo de 2012

Víctor Erice o Mike Nichols: Estoy indeciso

Estoy indeciso, o El espíritu de la colmena de Víctor Erice o Who is afraid of Virginia Woolf? de Mike Nichols (basada en la obra de Albee). Estoy hablando de mis películas predilectas.

Nunca voy a olvidar los ojos de Ana Torrent. Ella figuró en dos de las mejores películas de España en los últimos tiempos, la ya mencionada y la otra obra maestra, CríaCuervos.

Por favor hagan algo al respecto, tipos! Ayúdenme!

sábado, 5 de mayo de 2012

Blancas Piranhas: labor y paro general de Fabricio Estrada

Navega el poeta por las riveras laborales, las chorreadas imágenes de una ciudad pordiosera que sufre de los dolores del parto, labor pains, y no me freno en usar frases en otros lenguajes porque él mismo lo hace para darle legitimidad a los préstamos perpetuos de nuestra subcultura. La ciudad que Fabricio Estrada denuncia quizá sea el otro lado de la moneda del Charter City que tanto nos anuncian. La ciudad y la ciudadela , así como la llamamos mal (con la acepción de menosprecio, no de fortaleza)  a esa que está al otro lado del río. La ciudadela que nadie quiere habitar y nadie puede abandonar. El río separa a la ciudad y de la ciudadela. Los remanentes, algunos pocos que sobreviven al fango y la mierda sin perder el habla son híbridos, producto de la carroña y la belleza (la poesía del día… y al día). Los demás son androids bien maquillados. En la ciudadela solo sobrevive el más animal, el que come carroña para procurar un bife, el laburo.

Un breviario cabalmente cínico, burlista, bursarista (carterista), donde ninguna mirada ‑oteo del entorno‑ es inicua o desgastada.

Hay dos constantes: búsqueda y fuga del ámbito laboral, del mismo existir, en una ciudadela sin dioses, y durante la travesía, río arriba como en un corazón en tinieblas o un apocalipsis ahora suburbanamente corporativo, roe el acecho de las blancas piranhas, metáfora que se transforma y sigue siendo lo que es: 

El asunto es que la mueca debe ser perfeccionada a diario,
frente a todos, face off.
De lo contrario se corre el riesgo de que los espejos revienten y que los teclados se conviertan en blancas piranhas tatuadas, alfabéticamente.


El asunto es que las blancas pirañas morfan y en el acecho nos hacen morfar también a nosotros. Las blancas pirañas son como desovadas furias urbanas ‑no las furias míticas‑ que luego también comienzan a desovar en los cuerpos de los transeúntes y en todas partes,  para seguir devorando a los que no están precavidos, que es la mayoría de la población. Sin duda una visión pos apocalíptica, “después del Mitch”. En Honduras ha quedado marcado ese aluvión y se ha convertido en memoria histérica, donde los remanentes comienzan a madrugarnos en su propia validez histórica. En el poema 26, Fabricio Estrada, a manera de partir de lo general (lo remoto), hace alusión a otra calamidad natural en Centroamérica (en Nicaragua), para lograr hacer hincapié a lo particular, lo inmediato. No es insólito hallar tantas alusiones a lo clásico en Centroamérica, legados del modernismo de Darío y Molina, pero a capella de Estrada, las comparaciones se tornan lo que son, irrisorias:


El Cosigüina lanzó polvo transparente por muchas noches. Desde entonces, Tegucigalpa fue una especie de Pompeya, ruina hipócrita.

Los significados de esta aseveración pueden oscilar de lo psicosocial a lo trágico.

A Tegucigalpa se le conoce en otras partes de Honduras por su gente “hipócrita”. Otra lectura, que quisiera agregar yo a la frase “ruina hipócrita”, para que no se quede en lo pueril, es que en la antigüedad griega, el hipócrita era el actor, quien usaba una máscara.  Por ende la máscara social de los citadinos que tienen que actuar, como androides, para sobrevivir. El poemario goza de unidad temática, y las metáforas se llevan hasta su finalidad. 

Unas cuantas líneas antes, en el mismo poema, aparecen las furias en las órbitas de los pobladores, según la visión del viajero William Wells:

Todo era superlativo: las comadronas, la tristeza de las calles, el enorme sentido de la vacuidad y del comer en el suelo. Pero las miradas, las miradas desde las ventanas como hervidero de piranhas, eso sí que llegaba hasta los huesos.


Ya que mencioné la unidad. Creo necesario mencionar que el poemario está dividido en recomendaciones al que busca trabajo. Cada sección tiene una especie de advertencia al usuario (del manual de trabajo) donde se le da vida a la metáfora de las piranhas blancas. Para explorar la posibilidad de que formen un poema en sí, las voy a disponer todas a continuación:


¿Cómo nadar con piranhas confiadamente?

A: Evita encontrarte con pirañas desesperadas Como suele ser, son tranquilas y tímidas. Muy raramente atacan a un animal grande, a menos que estén hambrientas de verdad. 

B: Espera hasta la noche para entra al agua. Si por alguna razón te aventuras a ir en aguas pobladas por pirañas en la temporada seca, espera hasta que caiga la noche antes de tratar de cruzar un río o un lago sin un bote. Las piranhas cazan de día y duermen durante la noche.

C: No te desesperes. Estudios recientes han demostrado que las piranhas se sienten más atraídas por el movimiento que por la esencia misma de la sangre. Así que para minimizar los peligros, nada con movimientos suaves y fluidos.

D: Mantente fuera del agua si tienes una herida abierta. Las pirañas son sensibles a la sangre y por lo consiguiente es más probable que ataquen a un animal grande si piensan que está herido o muriendo. Por consiguiente, no las tientes con una herida abierta.

E: Haz un sacrificio. Como último recurso, puedes intentar crear una distracción al colocar el cadáver de un animal o un gran pedazo de carne corriente abajo del lugar por donde deseas cruzar.


Esto que escribo por ahora es solamente una aproximación a este breviario laboral y existencial. Si el trabajo nos edifica, que será la falta del mismo. A veces es mejor no tenerlo, si el tenerlo implica perder la dignidad. No se trata de sólo estar mal remunerados. No hay duda que la metáfora laboral de Estrada va más de estas mis observaciones. Nunca hay que subestimar la particularidad ni la plurivalencia de un poeta, y menos la de Fabricio Estrada que ya nos ha dado varias muestras de lo versátil que es su visión del mundo.


Recomiendo la lectura y relectura de este excelente “trabajo” poético.
                                               
                                                            León Leiva Gallardo



                                         Blancas Piranhas (Pez Dulce, 2011)
               


Fabricio Estrada


Publicaciones

Sextos de Lluvia, 1998
Poemas contra el miedo, 2001
Solares, 2004
Imposible un Ángel (antología), 2005
Poemas de Onda Corta, 2009
Blancas Piranhas, 2011

ANTOLOGIAS Cien Años de Poesía Política en Honduras, Roberto Sosa, 2003. Las Rutas del Viento, antología luso-española, Alfredo Pérez Alencart, Madrid, España, 2005. La Herida en el Sol, antología Poesía Centroamericana Contemporánea UNAM, México, 2008. Memoria del XVIII Festival Internacional de Poesía de Medellín-Colombia 2008. Puertas Abiertas, Antología de Poesía Centroamericana, Sergio Ramírez-Fondo de Cultura Económica-México, 2011. Cuerpo Plural, Poesía Hispanoamericana Contemporánea, Gustavo Guerrero – Instituto Cervantes de Madrid 2010.
Artículos sobre cultura y política publicados en Brecha de Uruguay, Patria Grande de Venezuela, El Clarín de Chile, América Latina desde Abajo (Marco Coscione) Edición dominicana y artículos en Rebelión de Cuba.

Invitado a los principales festivales de poesía de Latinoamérica y al V Festival “La Poesía Tiene la Palabra”, Casa de América, Madrid-España, 2005.
Invitado especial para el programa de Televisión Española Internacional “Casa de América”, junio del 2005.

miércoles, 2 de mayo de 2012

Mahmoud Darwish: Palestina en el corazón



Hay que reconocer que la mayoría de los poetas siempre procuran la vida, la paz o el amor: eso es, si no los sorprende una invasión... o la revolución.

Este augusto domingo, Calibariel comparte con ustedes algunas muestras de la poesía del poeta palestino Mahmoud Darwish.


DE UN CIELO A OTRO SEMEJANTE
PASAN LOS SOÑADORES

(1995)


Dejamos nuestra infancia a la
mariposa cuando dejamos
un poco de aceite en los peldaños,
pero olvidamos saludar a nuestra hierbabuena,
olvidamos saludar furtivamente a nuestro mañana
tras nosotros.


La tinta del mediodía sería blanca si no estuviera
el libro de la mariposa en torno nuestro.


Mariposa, fiel a ti misma, sé como
quieras,
antes y después de mi nostalgia.
Deja que sea tu ala y que mi locura viva
conmigo cálida.
Mariposa, madre de ti misma, no me abandones
a la suerte que me destinan.
No me abandones.


De un cielo a otro semejante, pasan los soñadores,
séquito de la mariposa,
portando espejos de agua.
Nosotros podemos ser como anhelamos.
De un cielo
a otro semejante
pasan los soñadores.


La mariposa teje con la aguja de luz
los atavíos de su comedia.
La mariposa nace de sí misma
y danza en el fuego de su tragedia.


Mitad Fénix. Lo que le ha rozado nos roza.
Una semejanza agazapada entre luz y fuego,
entre dos caminos.
No. Nuestro amor no es descuido ni sabiduría.
Siempre así, así... así.
De un cielo
a otro semejante
pasan los soñadores.

La mariposa es agua que ansía volar.
Se escapa del sudor de las muchachas y crece
en la nube de los recuerdos.
La mariposa no declama el poema,
es tan ligera que rompe las palabras
como rompen los sueños los soñadores.


Que esté.
Que nuestro mañana esté con nosotros
y también nuestro pasado.
Que nuestro hoy esté presente en el banquete de
este día,
preparado para la fiesta de la mariposa.


Y los soñadores pasan sanos y salvos
de un cielo a otro semejante.


De un cielo a otro semejante, pasan los soñadores.




LA ÚLTIMA TARDE EN ESTA TIERRA

(1992)


La última tarde en esta tierra cortamos nuestros días
de nuestros arbustos y contamos los corazones que nos llevaremos
y los que dejaremos, allí. La última tarde
no nos despedimos de nada, y no encontramos tiempo para nuestro fin.
Todo permanece en su estado, el lugar renueva nuestros sueños
y a sus visitantes. De pronto no somos capaces de ironizar
porque el lugar está preparado para acoger al vacío. Aquí, la última tarde
gozamos de las montañas rodeadas de nubes. Conquista y reconquista
y un tiempo antiguo que entrega a este tiempo nuevo las llaves de     
            nuestras puertas.
Entrad en nuestras casas, conquistadores, y bebed nuestro vino
de nuestra sencilla moaxaja, porque nosotros somos la noche en su
             medianoche, y no hay
alba portada por un jinete procedente de la última llamada a la oración.
Nuestro té es verde y caliente, bebedlo. Nuestros pistachos son frescos,  
            comedlos,
y las camas son verdes, de madera de cedro, rendíos al sueño
después de este largo asedio, y dormid sobre el plumón de nuestros sueños.
Las sábanas están preparadas, los perfumes colocados en la puerta y los espejos son numerosos.
Entrad para que nosotros salgamos del todo. Dentro de poco buscaremos
              lo que
fue nuestra Historia en torno a la vuestra en los países lejanos
y al final nos preguntaremos: ¿Al Andalus estuvo
aquí o allí? ¿Sobre la tierra... o en el poema?


NO DESEO DEL AMOR SINO EL COMIENZO
(1992)


No deseo del amor sino el comienzo. Sobre las plazas
de mi Granada las palomas remiendan el vestido de este día.
En las jarras hay vino abundante para la fiesta que nos sucederá,
en las canciones hay ventanas suficientes para que eclosionen las flores
           de granado.
Dejo el jazmín en su maceta y mi pequeño corazón
en la alacena de mi madre. Dejo mi sueño riendo en el agua
y al alba en la miel de los higos. Dejo mi hoy y mi ayer
en el pasaje hacia la plaza de la naranja donde vuelan las palomas.
¿Soy yo ese que ha descendido a tus pies para que asciendan las palabras
cual luna blanca en la leche de tus noches? Golpea al aire
para que yo vea, azul, la calle de mi flauta. Golpea a la tarde
para que yo vea como entre tú y yo languidece este mármol.
Las ventanas están vacías de los jardines de tu chal. En otro
tiempo sabía mucho de ti y recogía la gardenia
de tus diez dedos. En otro tiempo poseía perlas
en torno a tu cuello y un nombre grabado en un anillo del que surgía
          la noche.
No deseo del amor sino el comienzo. Las palomas han volado
sobre el techo del último cielo. Han volado y volado.
Quedará después de nosotros abundante vino en las jarras
y un poco de tierra es suficiente para que nos encontremos y la paz  
           arraigue.

                                                     (Traducciones de María Luisa Prieto)




(Entrada recuperada, originalmente publicada el 24 de marzo del 2012)