Entradas

Tadeusz Borowski: Del gulag al campo de concentración

Imagen
El hecho que su padre estuviera confinado en un gulag, un dato que leí en una breve biografía de Tadeusz Borowski, se prestó para acabar de comprender el tremebundo pesimismo en su vida y en su obra. Las experiencias del gulag y el campo de concentración cierran el círculo infernal en el que el joven escritor polaco se formó durante su desdichada existencia. De ninguna manera es fortuito el tono sarcástico, mordaz y cáustico de sus cuentos en This Way for the Gas, Ladies and Gentleman, edición en inglés que reúne cuentos las obras (Adiós a María y Un mundo de piedra) que irónicamente lo inmortalizaron luego de haberse suicidado en 1951, a la temprana edad de 39 años. Polonia perdía uno de sus grandes escritores y la humanidad a un gran hombre. Como lo describe Jan Cott en el prólogo: “El suicidio de Borowski fue un impacto que sólo puede compararse al suicido de Vladimir Maiakovski. Borowski era la más grande esperanza de la literatura polaca en una generación de contemporáneos que f…

FERIA LATINX DEL LIBRO CHICAGO 2019

Imagen

Amapala: Son las luces, aquéllas, desde el puerto (soneto)

Imagen
Una de mis fascinaciones cuando joven era explorar con el soneto y a la vez mantener los elementos tradicionales. Este es mi primer soneto. Lo escribí cuando tenía 17 o 18 años. Curiosa o consecuentemente, mis ejercicios con formas tradicionales, con métrica y rima, luego le dieron gran soltura y balance al verso libre. Cómo la academia misma da riendas para torcerle el cuello al cisne!


Juan Ramón Molina en Amapala

Imagen
Probablemente el último poema de Molina en su país. “Adios a Honduras” describe la decepción y tristeza de haber sido desterrado de su patria entonces en manos de "tiranuelos". Estas serían las últimas imágenes del puerto de Amapala, cuando viajaba hacia el exilio en El Salvador, donde viviría sus días postreros.

Adiós a Honduras
  (en el vapor "Costa Rica")
Voy a partir: Adiós! La frágil nave, deslizándose suave, lanza a los cielos su estridente grito; y el humo ennegrecido que respira en colosal espira asciende a la región de lo infinito.
Las alas de oro, lánguida y cobarde, pliega la mustia tarde en la insondable cuenca del vacío, como águila cansada que al fin toca su nido en la alta roca, y se recoge trémula de frío.
Quebrándose en el vidrio de los mares los destellos solares las espumas blanquísimas inflaman; y como hambrientas e irritadas fieras -mordiendo las riberas- las bravas olas estallando braman.
El viejo sol, que en su esplender difunde desde el ocaso se hunde con un nimbo…

Álvaro Rojas Salazar: Relato de una crónica sobre un drama filibustero

Imagen
A los que a menudo nos detiene la Historia —como en una estación solitaria en la que esperamos reanudar el tiempo—, nos fascinan los escombros del pasado, los derruidos caserones donde convergieron las voluntades de nuestro destino. Al asomarnos por las rendijas a entrever ese ideado interior, habitado de voces ya extintas, y al reimaginar los acontecimientos como lo hace Álvaro Rojas Salazar en Ambos mares, nos volvemos espectadores y también hacedores de un teatro de sombras.
De pronto Álvaro Rojas Salazar no haya advertido el gran potencial novelesco que tiene este relato o crónica. Con una voz narrativa del cronista conocedor de la historia, confecciona inconsútilmente entre el Rivas y el San José del siglo XIX un retazo de vida de la compleja historia de la incursión de William Walker en Nicaragua. Además de otros valores literarios de este relato, me llamó la atención, luego de leerlo dos veces, el hecho que el texto sea, sin intención de serlo, un pulcro bosquejo de lo que podrí…

El cachurequismo: Una manera de pensar

Imagen
Después de diez años de infructuosa independencia en Centro América, Francisco Morazán Quesada junto a un grupo de hombres que se hacían llamar revolucionarios Jacobinos, seguidores de la línea más dura y radical de la revolución francesa, asaltan las líneas del liberalismo y se toman el poder, desplazando al reciente poder criollo asociado a la Iglesia Católica, que abogaba por una visión del mundo dentro de parámetros simbólicos mágico-religioso, judeocristiano, impuesto a fuerza de cruz, espada y garrote desde tiempos de la conquista española en estos pueblos. Con la llegada de Morazán al poder el 16 de septiembre de 1830, se instaura un gobierno dispuesto a desmontar el sistema colonial imperante aun después de la “independencia”.
Ésta no había sido más que el artificio político económico, de un traspaso de poder de padres a hijos. Los españoles nacidos en estas tierras se disponen ahora a ejercer el poder político económico y social, sin la molesta injerencia de la Corana español…