sábado, 24 de diciembre de 2011

Kavafy

Para llamar las Sombras


Una vela basta.

Una noble llama habrá de ser

la más gentil, habrá de ser

la más adecuada,

para que lleguen las Sombras,

las Sombras del amor.



Una vela es suficiente.

Esta noche en el cuarto no debe haber mucha luz.

En profundo ensueñodispuesto

con la noble llama de este ensueño

visiones he de ver

para llamar las Sombras,

las Sombras del amor.




Jura


De vez en cuando jura iniciar una nueva vida.

Pero siempre llega la noche con sus propios designios

—acuerdos y esperanzas—

la noche con el poder propio de un cuerpo

que exige deseoso;

y entonces él regresa, rendido,

al placer fatal de siempre.



C.P. Cavafy

   


No hay comentarios:

Publicar un comentario