viernes, 9 de septiembre de 2011

La mano blanca: retrato de un asesinato

La poesía no es refugio, sino la morada de la reflexión. Por donde y cuando aceche la aflicción, la tristeza, el oprobio, siempre debemos buscar y convenir en el lugar indicado para acorazarnos, porque bien sabemos que "la mano blanca"  nos quiere destrozar en cuerpo y alma.


Visitación

 Él se ve a sí mismo
—ante todo, el cuerpo

tendido en el lecho—
muerto desde los pies
hacia el hirsuto rostro:
un cadáver completo
con piernas y pecho,
las vísceras en medio
asaltando la escena
del perfecto crimen
que, a su debido tiempo,
dejó el Ángel de la Muerte.

          Samuel Menashe                  (traducción de LLG)

No hay comentarios:

Publicar un comentario