sábado, 26 de enero de 2013


El salto a la normalidad

 

Un día de estos voy a dar el salto a la normalidad:

 

Voy a dejar de pensar que la tierra es de todos

y que aquellos que piensen lo contrario deben morir.

Voy a dejar de creer que todos somos iguales y

voy a gritar que el rico vale más que el pobre.

 

Quiero ser un hombre normal… no ser un afeminado:

voy a decir que el hombre es superior a la mujer,

que mi mujer es bíblica, que vale menos que una mula,

y que el único modo de amar es por el matrimonio.

 

Voy a ser un hombre verdaderamente normal….

voy a dejar de ser un irresponsable, un mal padre,

y voy a forzar a mis hijos a que vayan a la guerra

y a mis hijas a que se exhiban en desfiles de belleza.

 

Voy a ser normal y dejar de beber y fumar marihuana,

de ahora en adelante voy a recetarme antidepresivos

prescritos por los mejores pushers de los hospitales.

Voy a dejar la coca y voy a ingerir pastillas de dieta.

 

Un día de estos voy a dar el salto a la normalidad.

Voy a dejar de adorar la tierra, el aire, el fuego y

voy a comenzar a pagarle a los curas y pastores

para que me enseñen el verdadero camino a saber:

que un Dios rubio y de barba larga, con rayos y centellas,

me va castigar con los incendios del infierno eterno.

 

Voy a ser normal de una vez por todas y tener amigos

y amigas que se codeen con los políticos y militares.

Voy a dejar de ser un enfermo mental, un alienado,

y dejaré de decir que mi país es para los trabajadores.

 

Finalmente, voy a dejar de leer, de escribir, de pensar,

porque son esas cosas las que causan la anormalidad.

 
                                             LLG
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario