jueves, 2 de junio de 2011

Roberto Sosa

La sal dulce de la palabra poesía



Del fuego, en un principio,

los dioses de los primeros hombres

que lo vieron y lo amaron fueron haciendo, solos,

la mujer.

Esculpieron temblando sus senos infinitos,

la ondulación del pelo,

la copa de su sexo, más complicada, por dentro,

que el interior de un caracol marino.

Delinearon a pulso la sombra de su sombra,

la curva y la mordedura de ese juego del fuego

que sabe a rojo virgen debajo de la lengua

y levanta

la súbita belleza de una brasa en los ojos.

Desde entonces, su cuerpo,

se hizo pudor tocable de carne y hueso.

Digo mujer,

la sal dulce de la palabra poesía.



(Tegucigalpa, 1987.)